miércoles, noviembre 08, 2006

Viaje a Kansai 1 bis/3 (viernes noche)

Llegamos a Osaka por la noche. Nos paramos al salir de la estación para mirar el mapa e intentar averiguar por dónde había que tirar para llegar al Capsule Hotel. En esto que apareció en escena Iwasa San (aka señor pulpo). Es un viejecillo de unos 65 años, así campechano, muy majete, que se acercó para ayudarnos. Nos acompañó hasta el hotel y nos esperó abajo a que acabasemos de hacer el check-in.

Iwasa San

Después nos dijo que si ibamos con él, que había quedado con unos amigos en una estación de metro cerca. Era una proposición ante la que muchos hubiesen dudado, pero Tako San nos infundía una gran simpatía, y no podíamos negarnos. Aceptamos la invitación, y al rato llegaron 2 amigos, luego una pareja, luego más amigos, todos con cervezas y comida. Aquello era una especie de botellón con tortillas de pulpo, pulpo rebozado, y otras delicias de pulpo. Hay que decir que el pulpo es comida típica en esta región de Japón. Especialmente preparado en forma de Okonomiyaki y Takoyaki. Al cabo de una hora tuvimos que abandonar el "boteyaki" para ir al Capsule Hotel a recuperar energías para el largo día de turismo que nos esperaba. Y llegados a este punto, explicamos lo que es un Capsule Hotel: Se trata de un hotel en el que cabe mucha gente, básicamente porque las habitaciones son de 2 metros de largo por 1 de ancho xD

Dentro tienes el sitio justo para dormir, pero también tienen televisión, radio, reloj-despertador, aire acondicionado. La ropa y el equipaje se guarda en unas taquillas aparte en otra habitación. Y luego también tiene instalaciones comunes. En concreto en el que nos quedamos que es el Capsule Inn Osaka (el primer capsule hotel de la historia, abierto en 1979), tenía sauna, jacuzzi de agua caliente, fria, piscina, etc...Y todo por el módico precio de 25-30 €/noche.


Ta
mbién hay una especie de baños calientes comunes. Y el funcionamiento es que primero te lavas en unas banquetas que hay, y una vez limpio te metes en los baños. Pues bien, me di cuenta de que el hotel era sólo para hombres, cuando ibamos Iván y yo con el traje de Adán a lavarnos, y vemos que hay dos chicas esponja en mano, lavando a dos clientes que iban con nuestro mismo traje. Con un poco de estupor e incredulidad nos sentamos en nuestras banquetas. Al vernos, una de las chicas exclamó: "¡han llegado dos clientes más!". Mirada de pánico entre nosotros. Nos lavamos rápidamente y nos fuimos con un shock cultural importante.

Estos hoteles están especialmente pensados para los trabajadores, hombres de negocios que no llegan a coger el último tren, o que llevan un ciego que...y no llegan a la estación. Aunque a veces no llegan ni a la cápsula xD :

3 comentarios:

SIT dijo...

Un krack Iwasa San. Y el Hotel Cápsula me parece muy buena idea, para dormir con un nicho cómodo te vale y todos los demás servicios son excelentes. Una experiencia única. Por cierto tengo una duda, ¿las lavanderas iban vestidas?.

aDrIaN dijo...

La verdad que si estuvo muy bien. Las lavanderas iban vestidas :P Pero en la planta de abajo había unos carteles de masajes tailandeses a 20.000 Yenes, que esas ya no se si irian vestidas...

LuisJa dijo...

Espero que guardarais el contacto del sr. Pulpo... parece que ni pensado para cuando tengais visitas, y si encima son enamorados del pulpo a feira, ¡qué mejor que descubrir otras formas de degustarlo!

Impresionante reportaje del Capsule Hotel (me ha recordado a Bola de Dragón, lo de las Cápsulas), que casi todos habíamos oído hablar de él, ¡pero no lo habíamos visto!

Cada vez tengo más ganas de encontrar a alguien con quien compartir un Lost in Translation y 14 horas de vuelo para ir a veros...