jueves, noviembre 30, 2006

Habemus Zulo #2

En media hora me voy para la inmobiliaria a firmar el contrato. Llevo todos los papeles necesarios, toda la talegada de yenes (si teneis algun amigo/conocido atracador en Tokyo, hoy puede ser su día de suerte), y una maletilla con algunas cosas para dejar en el piso. Si sale todo bien me deberían dar las llaves. Después tomaré medidas al zulo para posibles muebles minimalistas y luego lo mismo compro algo en un "home center" que hay cerca.

Me estaba acordando de que en la última hora de clase la profesora me ha traducido el contrato, por eso de que tengo la extraña manía de no firmar cosas que no entiendo. Y me ha aclarado que pone expresamente que no puedo tener mascotas que arañen las paredes, ni un piano. Mi gozo en un pozo. Yo que quería meter un piano de cola en el zulo y hacer vida encima de él, pero tendrá que ser en el proximo piso. Ahora, el oso panda con manoplas cae fijo.

2 comentarios:

Lyl dijo...

XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD
Ya sabes, para trepar por las paredes ya no te vale estar sin cortarte las uñas un mes, vas a tener que comprarte unas ventosas. Con lo divertido que es la escalada libre hogareña... Lo de ponerle manoplas al panda es una buena opción, aunque me extraña que el contrato no diga nada de que esté prohibido tener mascotas que se meen y provoquen humedades en el techo del vecino de abajo XD. En fin, que no puedes tener un adorable neko pero sí una boa constrictor asesina. Interesante... XD
Cuando tengas decorado el zulo saca muchas fotos ^_^

LuisJa dijo...

Mucha suerte en la inmobiliaria, y desconfía del que se te acerque hoy camino de soltar la pasta, en concreto de los que tengan pinta de banqueros, políticos, constructores, y en general de todos los que tengan los ojos rasgados...

Y como no te dejan el piano, ya sabes, tendrás que pasarte a la batería.

LuisJa.