martes, agosto 28, 2007






Manuel Martín-Rabadan es compañero de carrera. Con él estuve también en París y Nueva York. Además de ser empresario, trabaja para la revista americana Foreign Affairs.

Cada dos o tres meses le destinan a un nuevo país donde debe conseguir entrevistas con altos mandatarios para enviar informes a la revista. Desde allí donde va nos manda correos a los amigos contándonos sus peripecias. Y como siempre resultan curiosas y no tiene un blog, se me ocurrió que le podía hacer una sección en el mio. Se lo comenté y le pareció bien así que aquí tenéis el primero: desde Mauritania with love,


Queridos amigos:

Tras casi un mes viviendo en Mauritania, creo que es momento de dar señales de vida.

Vivo en Nouakchott, una capital creada por nómadas hace 40 años en el desierto del Sahara. Mi casa es el Hotel Halima, y los negritos que trabajan allí mi familia. Nouakchott tiene 1 millón de habitantes, y solo un semáforo en toda la ciudad (con lo cual subir al coche cada día o jugar al fútbol con los negros de los cayucos es como jugar a la ruleta rusa). Aquí viven cuatro razas diferentes: poulard, walof, sonique, hassanía, que van de la leche al café oscuro.


La gente es extremadamente simpática y más con los extranjeros, estoy construyendo un ejército de amiguitos que van desde el que me vende los mangos cada noche antes de irme a dormir, pasando por el pollero, los taxistas...

Mi día a día se basa en entrevistar a gente relevante del país, recopilar la información, vender por un ojo de la cara la publicidad para la revista americana Foreign Affairs.

Lo interesante del trabajo, es como conseguir la entrevista, por ejemplo el otro día me introduje dentro del congreso de los diputados que parecía una especie de circo ambulante, con sus trapecistas, hombres bala, contorsionistas... todos gritándose en árabe.

Estos políticos están todos "full of shit", la única diferencia entre los mentirosos y los muy mentirosos con buenas intenciones, es el haber estudiado en Europa, o el color de su piel. Ayer entrevistando al ministro de Asuntos Exteriores confirmé esta teoría.


El país está el 164 de los más pobres del mundo, abres el agua del grifo y sale café (esto solo en los sitios de lujo), no existen máquinas donde aprietas 4 botones y sale dinero, al fútbol se juega descalzo, y la ropa se la cambia uno semanalmente.

La capital es casi como El Rocío, andas sobre arena de la playa, hay 5 sitios para comer y uno para salir donde nos reunimos los expats, suele haber fiestas en casas o embajadas, donde normalmente intentamos arreglar Africa.

Me he comprado un "Boubou", que es un traje largo blanco de moro, para parecer un local más, esta especie de capa le hace sentir a uno como si fuera el rey.....

Os cuento más pronto, próximo capitulo hablará de viajes, amor, actividades, contactos raros..

Miehi sehilama.( mgeny mama shilam )


Aquí parece El Principito jajaj. Espero que os haya gustado, un abrazo!

4 comentarios:

handicap dijo...

Salutem Sr. Martin-Rabadan

Álex-kohai dijo...

Vaya... curro interesante (y apetecible) el de tu amigo Manuel.

Anónimo dijo...

¡que gente tan curiosa e interesante conoces! Tu no seras menos, al menos a mi me lo parece por lo que nos cuentas
Saludos
Sukina

jacobo dijo...

Mira que me gusta viajar, pero no estoy seguro de si podría vivir en paises en los que las cosas van tan mal.

Bravo por tu colega. Además me gusta como escribe.

Saludos