domingo, agosto 16, 2009

Diarios de Motocicleta #10: Gunma, Nagano y Niigata. Día 1


A finales del mes pasado hice un viaje en moto, aprovechando que iba al Fuji Rock. Salí con David y Emilio de Tokio. Aquí estábamos echando gasolina antes de empezar el viaje:



El primer día salimos de Tokio sobre las 5, y llegamos a dormir a un camping cerca de Numata. Cuando llegamos ya era tarde y no había nadie. Con las linternas pudimos ver que había algo que parecía una caseta del encargado, pero pensamos que estaba abandonada.

Montamos las tiendas aprovechando un respiro que nos dió la lluvia y a dormir. Aunque bueno dormir, lo que es dormir no dormí mucho. Sobre todo por lo que nos llovió por la noche. Cómo jarreaba.

Y a eso de las 7 de la mañana, nos depertamos con el canto de los pájaros encargado del camping echando gargajos al lado de nuestra tienda y gritando en Japonés. Y es que al parecer en algún cartel sin iluminar ponía que si llegabas y no había nadie, tenías que llamar a un número de teléfono.

Esto ya lo entendimos después. Al principio sólo alcancé a sacar la cabeza fuera de la tienda y decir "ahora salimos, un momento por favor" (me faltó el "no se sulfure usted"). Una vez medio despiertos, y cuando le dimos los 1.000 yenes (7 euros) por cabeza que costaba acampar, se puso más amigable. Pero ese despertar tan placentero no se me va a olvidar en mucho tiempo... Así tenía yo ente careto:



Me imagino que el hombre se pensaba que nos queríamos escaquear o algo. De todas formas lo considero un robo porque tendríais que ver las duchas y baños del camping... En fins, unas fotillos que hice por la mañana:

En éstas tiendas dormíamos placenteramente hasta que... jjjjrgrrrrrgoooaargggg gargajo despertador.

Emilio sacando foticos

Y seguía lloviendo oiga

Río al lado del camping



Oliéndome que tendríamos que amortizar aquel lugar, la noche anterior me tiré por la tirolina que había. No caí que en ese momento Emilio y David montaban sus tiendas cerca, casi a oscuras, y que el ruido de la tirolina se asemejaba al de una sierra mecánica... Oppsss!! Ten amigos para que te den estos sustos!

¡Ahí va que chorrazo!

Después de parar en un konbini a comprar algo para desayunar, David siguió su camino hacia Naeba, y Emilio y yo nos dispusimos a explorar las carreteras de Gunma y Nagano. Pero eso ya es parte de la siguiente entrega del reportaje...

3 comentarios:

lorco dijo...

Jo que endiviaKa mas grande!!!

もしもし dijo...

jojojo, el video de la tienda es de tripi

Ricardo dijo...

MMM… yo me pongo en lugar del
hombre-gargajo y es pa'flipar.
Me levanto por la mañana y veo tres japos sobaos en mi jardín y les digo JRXXGRAAAJJJJ por lo menos.

Ric. vacacioneando